Noticias

859195_10151457127160772_1564157050_o

Hermosillo, Sonora a 26 de septiembre de 2013.- Una vez más los panistas demuestran que pueden más sus intereses personales, que el bienestar y la mejora de Sonora, al negarse pedir perdón a los sonorenses,  expresó Gerardo Ceja Becerra, respecto a la renuncia obligada del ex secretario general de Acción Nacional en el Estado.

“Para Guillermo Padrés fue más fácil correr a quien manifestó no estar de acuerdo en muchas de las acciones y actitudes de los integrantes de su partido, que aceptar con madurez los errores cometidos, buscar enmendar el rumbo  y que triunfara la tolerancia, autocrítica y realidad”, dijo el presidente de la Unidad Revolucionaria en Sonora.

En su momento reconocí el lapso de vergüenza y sinceridad personal de Adrián Espinoza en su «Mea culpa «, al señalar los malos manejos de su partido y del gobernador Guillermo Padrés.

“El hecho de no atender el llamado de uno de casa, que con sinceridad le expone lo que los sonorenses piensan, pone en evidencia la intolerancia de quienes hoy mal gobiernan el Estado”, aseguró Ceja Becerra.

Dijo que para los sonorenses, queda claro que tanto Guillermo Padrés, como Juan Valencia, son incapaces de la autocrítica, de aceptar la realidad que se vive en Sonora por la corruptela que generó un partido que no sabe gobernar.

“Queda claro que Juan Valencia y Guillermo Padrés son incapaces de una catarsis interna, de salir unidos y fortalecidos, como muchas veces ha puesto el ejemplo el PRI; es una muestra más de la soberbia y prepotencia con que actúan los de Acción Nacional”.

Una vez más queda exhibida la desvergüenza de quienes forman parte del PAN y del Nuevo Sonora que tanto daño ha hecho a nuestro Estado, indicó Ceja Becerra.

Deja un comentario