• Se pronunció por dar una fuerte promoción a la actividad agropecuaria del país para dejar de importar alimentos
  • Impulsará en Michoacán un programa de promoción a nivel nacional e internacional de los productos alimenticios que se generan en la entidad
  • Anunció que, de llegar a la Presidencia, se construirán hospitales en Apatzingán, Zitácuaro y  Morelia.

El candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, reafirmó su compromiso de impulsar acciones que tendrán un alto impacto en la economía familiar, al frenar el alza de precios de los productos de la canasta básica, además de dar una fuerte promoción a la actividad agropecuaria del país para dejar de importar alimentos del extranjero y  que la canasta alimentaria le cueste menos a los mexicanos.

En presencia de más de 15 mil personas, el abanderado de la coalición Compromiso por México indicó que entre sus acciones está considerado el bajar el costo de la luz para generar ahorro en la economía de las familias mexicanas.

A ello se suma, expuso Peña Nieto, el Sistema de Seguridad Social Universal; apoyar a las madres jefas de familia, con un seguro de vida, para que de faltar ellas sus hijos continúen sus estudios; contar por lo menos con 40 mil escuelas de tiempo completo; el Programa Oportunidades se mantendrá y crecerá para beneficio de más mexicanos que se encuentran en condiciones de pobreza; y se emprenderá un nuevo programa de apoyo a la vivienda de los mexicanos.

Con el propósito de impulsar el progreso y mejorar la calidad de vida de los habitantes del estado de Michoacán, el candidato presidencial Enrique Peña Nieto firmó los siguientes compromisos: desarrollar el programa de promoción de los productos alimentarios  que se generan en la entidad y, proyectarlos a nivel nacional e internacional; modernizar la carretera Uruapan-Zamora; la construcción de la primera etapa de la carretera que conecte Jiquilpan y Sahuayo con la autopista México-Guadalajara, y a terminar la autopista Valle de Bravo, en el Estado de México, a Zitácuaro, Michoacán.

Asimismo, anunció que de llegar a la Presidencia de la República, se construirán hospitales en Apatzingán, Zitácuaro y Morelia, a fin de garantizar la salud de los habitantes del estado.

Comprometió también la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales de Uruapan y la recuperación de los márgenes del río Cupatitzio.

El abanderado presidencial del PRI-PVEM aseveró que el centro y objetivo de la propuesta que viene encabezando es que cada mexicano gane más y le alcanza para más, a través de este proyecto que quiere un cambio con responsabilidad y estabilidad, pues lo más importante es elevar la calidad de vida de la población de México.

Expresó que “estamos a 17 días de ganar la Presidencia de la República porque este es un proyecto de cambio con rumbo, es un proyecto que hoy quiere revertir el escenario que hoy viven los mexicanos, porque queremos recuperar la ruta del crecimiento económico, a fin de generar empleos para los mexicanos, especialmente  los jóvenes, tengan mayores oportunidades”.

Destacó que en México no queremos seguir teniendo un clima de violencia y menos de miedo que genera temor y zozobra entre las familias mexicanas, por lo que se buscará recuperar la paz y la libertad, así como la seguridad que todo México debe tener.

“Lo que vengo comprometiendo a los mexicanos es retomar el rumbo para que caminemos en la ruta de la paz y desde ahí  impulsar el crecimiento económico; que realmente, a través de la estabilidad y la confianza que seamos capaces de proyectar al interior y exterior, permita que llegue más inversión productiva, a fin de generar más empleos y mejor pagados”, subrayó.

Agregó que lo primero que se va a lograr es mejores condiciones de seguridad para los mexicanos, ya que es una tarea irrenunciable del Estado mexicano, y por lo tanto voy a trabajar en ello, voy a ajustar la estrategia en esta materia para que los resultados sean mayores, con eficacia.

Ante los candidatos al Congreso de la Unión, convocó a los asistentes a sumarse a este proyecto, multiplicarse, a no echar las campanas al vuelo, y cerrar filas para que México camine por la ruta del progreso y de desarrollo.