• Sostiene el secretario Jurídico del CEN, Raúl Cervantes, que las acusaciones de compra de voto a través de tarjetas son una acción simulada y podrían constituir un delito. 
  • Considera que se trata de un “montaje” que debe ser investigador por las autoridades para dejar en claro que el PRI no cometió delito electoral alguno.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) interpondrá ante la Procuraduría General de la República (PGR) una denuncia por una acción simulada que podría constituir un delito, en la que presuntamente incurrió la coalación Movimiento Progresista al acusar a este instituto político de la compra del voto a través de tarjetas de la cadena de autoservicio Soriana.

En rueda de prensa, el secretario Jurídico del CEN del PRI, Raúl Cervantes, precisó que en este caso se podría tratar de la comisión de dos o más delitos federales, y por ello solicitarán a la autoridad se investigue el asunto que consideró parte de un “montaje” de los aliados de Andrés Manuel López Obrador.

Puntualizó que uno de los presuntos ilícitos se relaciona con el propósito de inculpar a alguien como responsable de un delito ante la autoridad, y simular en su contra la existencia de pruebas materiales que hagan presumir su responsabilidad.

Acompañado por el presidente nacional priista, Pedro Joaquín Coldwell; del vocero del CEN, Eduardo Sánchez, y del diputado Jorge Carlos Ramírez Marín, subrayó que no les corresponde calificar el delito, sino sólo presentar una denuncia para que se investigue y quede claro que no se cometió ningún delito electoral.

Cervantes aseveró que lo que no se puede permitir es que se esté manchando la elección cuando está limpia.

Manifestó que tampoco se vale que se insulte a la gente, al acusar de que en la elección hubo coacción generalizada del voto a través de este tipo de instrumentos, cuando el montaje en el video es un solo momento y lugar específico y no en todo el territorio nacional.

Eduardo Sánchez dejó en claro que en el video no existe un sólo testimonio en el que alguien pueda asegurar que un funcionario del PRI entregó las tarjetas. “Es parte de la mentiras y de las farsas. Llevaron gente a las tiendas a decir que venían de parte del PRI”, lo cual es falso.