• A fin de garantizar que el 30 % de los ingresos por cuotas de peaje sean destinados al mantenimiento y conservación de las rúas, la Senadora priísta presentó una iniciativa que reforma y adiciona la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal.

Ciudad de México, 04 de octubre de 2012.- Con el objetivo de incentivar la competitividad y frenar los accidentes fatales en carreteras federales, la senadora priísta, Claudia Pavlovich Arrellano, presentó una iniciativa que reforma y adiciona la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, a fin de garantizar que el 30 % de los ingresos por cuotas de peaje sean destinados al mantenimiento y conservación de las rúas.

La iniciativa llevada al Pleno de la Cámara Alta por la Senadora sonorense va más allá y plantea que ante el incumplimiento de los concesionarios para garantizar las condiciones de seguridad comodidad y calidad al transitar por carreteras federales, se faculte a la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) a disminuir las cuotas de peaje en aquellos tramos afectados por el deterioro, en tanto persistan la anormalidad.

De aplicarse esta metodología a carreteras de alta peligrosidad como las señaladas en la presente iniciativa, en conjunto con la facultad de la SCT para disminuir o exentar temporalmente las tarifas en carreteras en malas condiciones, Pavlovich Arellano consideró que se tendría un sólido incentivo para que los concesionarios mantengan en óptimas condiciones las autopistas.

En el proceso de autorización de ajustes a las tarifas, propone que la SCT quede obligada a evaluar no sólo el aspecto financiero de los proyectos, sino el sobrecosto que implican para el usuario, las demoras operacionales y los riesgos derivados de los índices de siniestralidad y rugosidad superficial de cada autopista.

“Con ello se mejoraría la competitividad de nuestras regiones y se fortalecería el turismo nacional e internacional, a la vez de proteger la integridad física de nuestras familias que transitan cotidianamente por nuestros caminos y carreteras”, dijo la Senadora.

De los tres mil 800 kilómetros de carreteras federales en México, se encuentran tres mil 733 kilómetros, con categoría de autopista, bajo contrato o concesión, con un promedio anual de 425 millones de cruces y presentan ingresos superiores a los 23 mil millones de pesos anuales por concepto de cuotas de peaje.

Tan sólo en el 2011 se registraron 29 mil accidentes, que ocasionaron más de cinco mil defunciones y 32 mil lesionadas, debido a las deficientes condiciones de seguridad, comodidad y calidad de las carreteras federales, impacta negativamente en los niveles de competitividad, dijo, pues de acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), una infraestructura carretera deficiente puede frenar en un 5% el crecimiento de la economía y dañar a la industria, el turismo, el comercio y al mercado agroalimentario en un 35%.

Un estudio del 2011 del Instituto Mexicano del Transporte identifica 10 tramos carreteros de alta peligrosidad en México, mismos que ya habían sido señalados en 2007 por un análisis similar. Estos tramos son: México – Puebla; Puebla – Orizaba; Puerto México – La Carbonera; Ciudad Obregón – Hermosillo; México – Querétaro; México – Cuernavaca; Cuernavaca – Acapulco; México – Tizayuca; Tepic – Mazatlán y Querétaro – Irapuato.

Por otro lado, informes de SCT y CAPUFE destacan incrementos sustanciales en los índices de siniestralidad en autopistas del Pacífico, Norte y Noroeste de México, como el caso de la Estación Don-Nogales, en Sonora, con 21% de incremento en accidentes; la Tijuana-Ensenada, con 41%; la Guadalajara-Tepic, con 37%; la Mazatlán-Culiacán con 59% y la Monterrey-Nuevo Laredo, con 69%.

No obstante a estos datos, expuso Pavlovich Arellano, la inversión en mantenimiento, conservación y rehabilitación de carreteras federales, para hacerlas más seguras, se encuentra muy por debajo del estándar internacional, pues sólo se invierte el 13% de los ingresos obtenidos vía cuotas de peaje en mantenimiento, conservación y rehabilitación.

Por otro lado, exhibió lo relativo a las cuotas de peaje, mismas que han presentado incrementos sin que exista una justificación pública, objetiva y razonable al respecto. “En los últimos años se han autorizado incrementos que van de los 2 a los 5 pesos en las diversas casetas, lo que ha generado el descontento de automovilistas, transportistas y organismos empresariales”.

Condiciones de Seguridad