• El triunfo de Enrique Peña Nieto en la elección del 1° de julio es indiscutible, afirmó el presidente nacional del PRI.
  • No hay nada ilegal en el tema del financiamiento; son ataques mediáticos de los adversarios, dice.
  • Pide que se investiguen también las demandas presentadas en contra de MORENA.

Al asegurar que el triunfo de Enrique Peña Nieto en la elección presidencial del pasado 1° de julio es indiscutible, el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, afirmó que ahora el compromiso del priismo, de cara a la sociedad, «es responderle a la gente» porque «nos está dando una segunda oportunidad» y «no vamos a fallarle».

Entrevistado en el marco de la rendición del Tercer Informe de trabajo del gobernador de Querétaro, José Calzada Rovirosa, el dirigente nacional priista respondió a preguntas relacionadas con las acusaciones, sin pruebas, lanzadas por la coalición Movimiento Progresista.

Dijo que no hay nada ilegal en el asunto del financiamiento tanto del partido como de la campaña, y aseguró que todo está apegado a la normatividad. «No se violaron los topes de campaña y los recursos se aplicaron para pago de los representantes generales de casilla; todos los partidos tienen esa estructura y ese gasto», señaló.

Reiteró que el Revolucionario Institucional está cooperando con el Instituto Federal Electoral para que se aclare todo, pero también «estamos pidiendo que las denuncias que se han presentado respecto a las otras fuerzas políticas, particularmente del caso de MORENA, también sean investigadas a fondo, para que haya claridad sobre todo en el manejo de recursos de las campañas», subrayó.

Hasta hoy vamos bien, agregó Joaquín Coldwell, «ya presentamos nuestra tercería al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde hacemos los alegatos que acreditan la legalidad de la elección que ganó Enrique Peña Nieto, y hemos acompañado las pruebas correspondientes; estamos cooperando con la Unidad de Fiscalización entregando toda la documentación para aclarar que todo el financiamiento, tanto del Partido como de la campaña, se ajusta a la legalidad», insistió.

Consideró que los señalamientos en contrario «de ninguna manera se corresponden con las acusaciones temerarias que se han lanzado, de que se destinaron a compra y coacción del voto». Eso, apuntó Pedro Joaquín, «ofende la dignidad de los mexicanos que votaron en libertad. Son ataques mediáticos sin acompañar las pruebas respectivas», indicó.