En relación a  las acusaciones sin fundamento vertidas hoy por Andrés Manuel López Obrador, sobre presuntas irregularidades en el financiamiento de la campaña del candidato de la Coalición Compromiso por México,  el Partido  Revolucionario Institucional  condena el uso sistemático de la mentira por el ex candidato de la izquierda, como parte de su estrategia política y niega categóricamente los  dichos del señor Andrés Manuel López Obrador y los hechos por él descritos.

En particular, rechaza por inadmisibles las acusaciones de lavado de dinero, que constituyen una abierta difamación.

El PRI sostiene que dicha acusación se suma a la serie de denuncias falsas que el señor López Obrador presentó a lo largo de la campaña presidencial y después de la jornada electoral del 1 de julio, y que han fracasado por carecer de sustento. Esta práctica evidencia un método del  señor López Obrador y su movimiento, que apuestan al desgaste de las instituciones encargadas del proceso electoral.

Ante el hecho de que cada acusación o demanda emitida ha sido esclarecida y abatida por su propia debilidad, queda claro que el señor López Obrador y su equipo van de mentira en mentira. Bajo esta lógica, demandó el conteo voto por voto y cuando éste se verificó y confirmó el resultado, cambió su argumento a la compra masiva de sufragios, que tampoco pudo sostener y ahora lanza otra acusación inverosímil de lavado de dinero.

Con esta nueva mentira, sólo logra escalar la irracionalidad de sus argumentos, con los que busca mantenerse vigente en la opinión pública e impedir la renovación generacional en el liderazgo de  las izquierdas.

El  Partido Revolucionario Institucional reitera su total disposición a seguir aportando toda la información y pruebas que las autoridades electorales le requieran,  a fin de  acreditar que  el origen y el destino de todos los recursos de su campaña presidencial fueron lícitos, que el Partido se ajustó estrictamente a los topes de campaña y que el gasto de los recursos se llevó a cabo conforme al marco legal.