• Habla, sin ofrecer pruebas, de fraudes anticipados, lo que implica muy malas noticias para México, dice el presidente nacional del PRI.
  • Es una lástima que tenga una visión tan convenenciera de la democracia, subraya.
  • Se reunió Pedro Joaquín Coldwell con empresarios de la entidad, con la estructura de su partido y con candidatos a diputados y senadores.

El candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, está desarrollando un doble discurso: por un lado está diciendo que sí va a reconocer los resultados que avalen las autoridades, «cosa que yo dudo, porque lo mismo dijo hace seis años y no cumplió» y, por otro lado, ya empieza a hablar, sin ofrecer pruebas, de fraudes anticipados, dijo en conferencia de prensa el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell.

En el marco de una gira de trabajo por esta entidad, en la que se reunió con empresarios, la estructura partidista y los candidatos a diputados y senadores, el líder del priismo advirtió que el mensaje que está enviando López Obrador «implica muy malas noticias para México». Quiere decir, agregó, que el candidato de las izquierdas «está pensando en reventarnos otro conflicto pos electoral como el de hace seis años».

Es una lástima que tenga una visión tan convenenciera de la democracia, sostuvo, donde solamente si él ganara la elección, resultó limpia; si ganara otro candidato, entonces resultó sucia. «Me parece que esté diciendo cosas que no se corresponden con la realidad. Si tiene pruebas que las exhiba», señaló Joaquín Coldwell.

Por cierto, resaltó, López Obrador ofreció que iba a transparentar las cuentas de Honestidad Valiente, que es la asociación a través de la cual está triangulando los recursos con los cuales ha financiado sus actividades proselitistas todos estos años; prometió que lo iba hacer el lunes. Ya pasó el lunes, martes, hoy es miércoles y hasta ahorita no tengo noticias que lo haya hecho. Si está hablando de transparencia en las elecciones, «yo le pido a López Obrador que predique con el ejemplo», afirmó el dirigente nacional priista.

Respecto a las preferencias electorales que reflejan las principales encuestadoras del país, y que marcan una ventaja para el candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, el presidente del CEN del PRI expresó que las elecciones se ganan hasta que se cuentan los votos, pero que es un gran estímulo para los priistas que a unos cuantos días de la elección, las casas encuestadoras más profesionales y serias nos estén dando una ventaja holgada.

Recordó que hace 12 años, a estas alturas estaba muy cerrada la elección entre Vicente  Fox y Francisco Labastida; o hace seis años, en que estaba también muy cerrada la diferencia entre López Obrador y Felipe Calderón. «Hoy, hay para nosotros a tan corto tiempo de la elección, una ventaja de dos dígitos. Es muy alentadora esta ventaja, dijo, pero «se hará definitiva el primero de julio».

Finalmente, en relación con el debate realizado ayer por el movimiento 132, Pedro Joaquín Coldwell, indicó:

«Nosotros respetamos que ellos lo hayan llevado a cabo. Nuestro candidato a la Presidencia no fue porque la regla número uno para asistir a un debate es que los organizadores sean imparciales, y los jóvenes declararon que no comparten el proyecto de nuestro candidato. Esa fue la razón por la cual no asistió; pero nosotros respetamos el ejercicio que ellos hicieron».

El presidente nacional del PRI estuvo acompañado por el presidente estatal priista, Fernando Morales y por el delegado del CEN del PRI en Puebla, Héctor Hugo Olivares Ventura.