Noticias

CGI1WI7UYAAsLGL.jpg-large

Quiero hacer de su conocimiento que hace unas horas se encontraron en la ciudad de Mexicali, en el estado de Baja California, cerca de mil boletas marcadas a favor del Partido Acción Nacional, concretamente de Javier Gándara, candidato a la gubernatura del estado de Sonora, tiradas en el suelo y otras más en un auto incendiado, en el domicilio ubicado en Montes Shanik 564, en la colonia Huertas del Progreso, de aquel estado norteño.

Estas son las evidencias que pondré a su disposición, de algunas de las boletas allí encontradas; éstas son las gráficas más elocuentes de esto que es francamente un delito electoral.

Este asunto ha sido puesto en conocimiento de la Fiscalía Especial para Delitos Electorales, de la FEPADE, de quien esperamos una pronta y eficaz investigación a efecto no sólo de conocer cuál fue el mecanismo que llevó a los culpables, a los responsables, a ejecutar estas acciones contrarias a la ley, sino saber cuál es la red de complicidades que está detrás de esto.

Resulta evidente que en el caso de Mexicali, del estado de Baja California, hay un favor que le debe Kiko Vega, gobernador de ese estado, a Guillermo Padrés. Hace un par de años denunciamos el involucramiento de Guillermo Padrés, a quien tildan de buen operador político, yo diría buen defraudador electoral, para ayudar en la elección de gobernador de Baja California.

Ahora le toca a él ser el beneficiario. Hemos puesto en evidencia la riqueza mal habida del gobernador Padres y hay un sinnúmero de investigaciones en curso.

La evidencia que esta tarde este hecho fortuito arroja, es que se está maquinando un gran fraude electoral, que se está torciendo la voluntad de los sonorenses y que esto atenta contra el sistema jurídico, atenta contra la democracia, atenta en general contra los ciudadanos de todo el país.

Hemos hecho la denuncia y la haremos del conocimiento también de las autoridades administrativas electorales, del INE, y esto refuerza nuestra petición de que sea la autoridad nacional electoral quien pueda atraer y hacerse cargo de las elecciones, toda vez que esto evidencia, esto refuerza, la especie de que no se trata de un órgano imparcial, legal y objetivo, como lo marca la Constitución.

No le tenemos confianza al Instituto Estatal Electoral de Sonora, las evidencias son más que rotundas; las fotografías están puestas a su disposición a partir de este momento.

Que se haga justicia con una investigación imparcial pero eficaz y que los resultados los conozcamos cuanto antes, por el robustecimiento de la democracia en Sonora y en todo el país.