• A pesar de la magnitud de las acusaciones, existe pobreza en las pruebas del Movimiento Progresista, sostiene.
  • Asegura que sólo ha quedado en evidencia que no hay interés en actuar conforme a la ley y buscan mantener vigente a su ex candidato.
  • El PRI acreditará ante el TRIFE lo que ya hizo ante el IFE: la legalidad incuestionable del triunfo de su candidato Peña Nieto.

El presidente del CEN del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, afirmó que no van a bajar la guardia en la defensa del triunfo de Enrique Peña Nieto en la pasada elección, y garantizó que el próximo 1° de diciembre el candidato de la coalición Compromiso por México enarbolará en el pecho la banda presidencial.

Al clausurar los trabajos de la sesión extraordinaria del Consejo Político Estatal, puntualizó que a pesar de la magnitud de las acusaciones del Movimiento Progresista y su candidato Andrés Manuel López Obrador, con las que pretende invalidar la elección del 1 de julio, «existe pobreza en las pruebas».

Subrayó que sólo ha quedado en evidencia que no hay interés de que se actúe conforme a la ley, y lo que se busca es una justificación mediática para que el ex candidato perredista siga vigente, ya que insistió que carecen de argumentos para conseguir su objetivo.

Ante el gobernador de la entidad, Javier Duarte de Ochoa, presidentes municipales y legisladores electos, destacó que el PRI acreditará que no haya duda ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, lo que ya hizo ante el Instituto Federal Electoral, de “la legalidad incuestionable de la victoria histórica de Peña Nieto».

El dirigente nacional dejó en claro que el PRI negó categóricamente todas las imputaciones de sus oponentes, y «se ha probado paso a paso, documento a documento», el triunfo del abanderado de la coalición Compromiso por México.

«Los oponentes de la izquierda se niegan, una vez más, a reconocer su derrota, pese a tener una diferencia en su contra de más de tres millones de votos», expresó, ante más de cinco mil personas que se congregaron en el World Trade Center.

Agregó que el PRI ganó la contienda por la calidad de sus candidatos, sobre todo de Peña Nieto, y en ese sentido hizo un reconocimiento al priismo de Veracruz, por haber sido la tercera entidad que aportó más votos a su candidato presidencial.

Por ello, consideró que vendrán tiempos promisorios para el estado con Peña Nieto, y será tiempo para construir el nuevo México al que todos aspiramos.

Por su parte, Duarte de Ochoa destacó que es hora de dejar atrás la confrontación y de pasar del país que somos al que queremos, sobre todo porque fue la voluntad ciudadana expresada en las urnas el pasado 1 de julio la que ganó para que sea el candidato del PRI el que conduzca el destino del país.