• Sostuvo un encuentro con el Comité Central de la Comunidad Judía de México, en donde esbozó sus principales propuestas.
  • Reiteró que el general Óscar Naranjo será un asesor externo y puntualizó que en materia de seguridad no se deben escatimar ni regatear los esfuerzos.
  • Convocó a los demás participantes de la contienda electoral a que asuman el compromiso de respetar el resultado electoral y evitar cualquier conflicto postelectoral.

El candidato Enrique Peña Nieto dijo que en caso de ganar las elecciones y  antes de tomar protesta como Presidente de la República, tendrá dentro de sus prioridades será el  buscar acuerdos con el gobierno, con todas las fuerzas políticas  y el Congreso de la Unión para impulsar las reformas hacendaria, laboral y energética, principalmente, con el fin de retomar el rumbo del crecimiento económico.

Durante un encuentro celebrado el día de ayer con el Comité Central de la Comunidad Judía de México (CCCJM) que preside  Rafael Zaga, y en el que estuvo acompañado de la candidata a Jefa de Gobierno del Distrito Federal, Beatriz Paredes Rangel, precisó que ante el escenario económico mundial México tiene que prepararse para consolidar su mercado interno. “El país se debe blindar con las reformas estructurales de mejor manera ante el embate de la crisis internacional  que se observa en distintas latitudes del mundo”.

Indicó que se debe lograr la igualdad  y equidad entre la población, así como en oportunidades y empleo, con lo que habrá crecimiento económico. Dijo que la meta es “crecer de manera sostenida en los siguientes años a mayores tasas, tres veces más hasta llegar a un 6 por ciento”.

Ante más de mil 500 personas, reunidas en el Auditorio del Colegio Hebreo Monte Sinaí,  destacó que encabeza un proyecto con rumbo y estabilidad, que quiere que en el país haya paz y crecimiento económico, por lo que esbozó sus principales propuestas de gobierno.

Mencionó que se mantendrá el Ejército en las calles, en tanto no haya condiciones de seguridad en diversas entidades del país; asimismo se pronunció por un mando estatal único, además de incrementar el número de elementos de la Policía Federal, principalmente en poblaciones de alrededor de 15 mil habitantes.

Expuso que México no puede escatimar y menos regatear los esfuerzos que deban de hacerse, con el objeto de que recupere su libertad y la seguridad pública para la sociedad mexicana.

Aclaró que cuando anunció el nombramiento como asesor externo del general Óscar Naranjo, dejó en claro que su funciones no serían operativas y menos con responsabilidades de mando entre la policía y el Ejército Mexicano; que lo invitó a partir de lo que ha sido su experiencia, y sobre todo del reconocimiento internacional que hay hacia su persona, toda vez que es  considerado el mejor policía del mundo.

Agregó “por eso, invité al general Naranjo, a partir de haber dejado ya su cargo en Colombia como Jefe de la Policía Nacional, para que, de llegar a la Presidencia de la República, sea asesor externo en materia de seguridad nacional”.

Durante un intercambio de preguntas y respuestas, y ante el cuestionamiento de que si prevé un conflicto post-electoral como en el 2006, Peña Nieto afirmó “la sociedad mexicana esté muy clara que conmigo no tendrá de qué preocuparse: voy a acatar el resultado de la elección. Voy a acatar el mandato mayoritario que expresen los mexicanos con su participación el próximo 1° de julio”.

Acotó: “Hago votos y convocó a los demás participantes, para que de manera responsable, civilizada y madura, y en compromiso con nuestra democracia, asuman la responsabilidad y la obligación de respetar el resultado electoral y evitar cualquier conflicto postelectoral”.

Por otro lado, precisó que de llegar a la Presidencia de la República fortalecerá la relación con Israel e impulsará intercambios económicos y culturales, entre otros, que beneficien a ambos países.

En su intervención, Rafael Zaga, presidente del Comité Central de la Comunidad Judía, señaló que es en el marco de la pluralidad que cumplen una vez más con su labor de abrir foros para que los candidatos de todas las corrientes presenten directamente su plataforma política y sus propuestas, y puedan escuchar los planteamientos y las solicitudes de sus miembros.