Ciudad Obregón, Sonora a 15 de septiembre del 2012

Guillermo Padrés Elías
Gobernador de Sonora.

Carlos Navarro Sugich
Procurador  General de Justicia de Sonora.

La indignación del pueblo de Cajeme es evidente.

Uno de sus representantes populares, Eduardo Castro Luque, fue arteramente asesinado.

Las balas lo alcanzaron  y falleció  frente a los ojos de su esposa.

Esas balas alcanzaron a un hombre integro, limpio y honesto.

Alcanzaron a un hombre hecho con su familia, adorador del deporte, admirador de los grandes líderes del progreso en el mundo, en nuestro estado.

Privaron de la vida a un hombre, entusiasta defensor de una lucha incansable, preocupado por el desarrollo regional equilibrado.

Estas balas truncaron ideales, más no alcanzaran  a matar sus anhelos y proyectos, menos a intimidar a quienes piensan  igual que  él,  como  lo es la defensa del agua. “NO AL NOVILLO.”

Estas  balas confirman que Sonora no está bien!

No está nada bien en seguridad, democracia y respeto a los que piensan en esta forma.

¡Exigimos resultados!

No nada más en el asesinato de Eduardo Castro Luque, sino en los cientos de agravios que  han recibido los  hombres y mujeres de Cajeme  y Sonora.